Día de los muertos

La celebración a los muertos o antepasados constituye una de las costumbres más profundas y arraigadas en México.
Los primeros días de noviembre marcan el inicio de esta tradición que tiene como objetivo principal, recordar y honrar a los seres queridos que fallecieron y así mantener sus almas vivas. Para los mexicanos, el Día de los Muertos es un ícono, una tradición que traspasa generaciones y donde predomina la música, color, arte, alegría y misterio.

La celebración de los fieles difuntos en México tiene su origen en la época prehispánica. De acuerdo con los historiadores, los mexicas tenían varios periodos a lo largo del año para celebrar a sus muertos, los más importantes se realizaban al terminar las cosechas, entre los meses de septiembre y noviembre.

Con la llegada de los españoles, el Día de Muertos no desapareció por completo, como otras fiestas religiosas mexicas. Los evangelizadores descubrieron que había una coincidencia de fechas entre la celebración prehispánica de los muertos con el día de Todos los Santos, dedicado a la memoria de los santos que murieron en nombre de Cristo.

También comenzó la costumbre de poner un altar con veladoras o cirios, de esta forma los familiares rezaban por el alma del difunto para que llegara al cielo. De igual manera, se hizo tradicional la visita a los cementerios, los cuales fueron creados hasta finales del siglo XVIII, como una forma de prevenir enfermedades al construirlos a las afueras de las ciudades.

La ofrenda del Día de Muertos tiene su propia historia y características que vale la pena conocer. En los proximos dias lo relataremos.

Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?